Horario de verano

Horario de verano

El Horario de verano (HV) es una medida que consiste en adelantar el reloj una hora durante la parte del año en la que se registra mayor insolación, es decir, en el periodo con mayor duración de luz solar, fenómeno que se debe a la inclinación del eje de la Tierra y su movimiento de traslación. Así, en junio se presentan los días más largos del año en el hemisferio norte, y en diciembre en el hemisferio sur.
 
Actualmente, 75 países aplican el Horario de verano, tanto en el Hemisferio Norte como en los Trópicos y el Hemisferio Sur. Entre las naciones tropicales que se han sum a esta medida, se encuentran Brasil, Cuba y Haití.
 
En el caso de México, el HV logra reducir el consumo de energía eléctrica en la iluminación de más de 23 millones de hogares, sobre todo en las horas de mayor demanda de electricidad (en las primeras de la noche). Además, debe considerarse que esta reducción se da cada día durante los siete meses de vigencia del Horario de verano, al diferirse la hora de encendido de la luz, precisamente en las llamadas “horas pico”, cuando los costos para producir electricidad son más elevados, en razón de que la mayoría de los usuarios demandan energía eléctrica al mismo tiempo y se requiere poner en marcha todas las centrales generadoras del país, incluso las que normalmente no se usan debido a su alto costo de operación.
 
En este sentido, el HV reduce diariamente en una hora la demanda máxima de electricidad, lo que permite diferir las inversiones que deben realizarse para poder satisfacer las crecientes necesidades de energía eléctrica.
 
El Horario de Verano forma parte de un conjunto de esfuerzos de gobierno y sociedad, orientados a desarrollar una nueva cultura del ahorro y uso eficiente de la energía en nuestro país.
 
TERMINA HORARIO DE VERANO
 
¿Por qué le llaman horario de verano? y ¿Cuál es su duración?
Este nombre se adoptó para simplificar, aunque en realidad se inicia en abril, después del comienzo de la primavera, continuando durante todo el verano y terminando en el otoño. El Horario de Verano dura 7 meses. Iniciando el primer domingo de abril y terminando el último domingo de octubre. Cubre el período primavera-verano en que la duración de la luz del día es mayor. Para el 2017 la medida se aplicará del 2 de abril al 30 de octubre. RECUERDA RETRASAR UNA HORA TU RELOJ al irte a dormir.
 
¿Cómo se logra el ahorro con el horario de verano?
Regularmente se tiene encendida la luz eléctrica por la tarde y por la noche unas 4 horas, por lo cual al contar con una hora más de luz del día, se encenderán los focos sólo 3 horas con lo cual se logra el ahorro mencionado.
 
La costumbre es una segunda naturaleza que destruye siempre la primera.
Pascal
El Horario de Verano, es una medida que consiste en adelantar el reloj una hora durante la parte del año en la que se presenta la mayor insolación. En nuestro país se estableció a partir del año de 1996.
 
En México, durante el Horario de Verano se registra el periodo del año con mayor duración de luz solar. Esto se debe a la inclinación del eje de la Tierra y al movimiento de traslación, lo que provoca periodos de insolación (o tiempos de incidencia diaria de los rayos solares sobre un punto dado de la Tierra) más largos y por consiguiente en junio se presentan los días más largos del año en el hemisferio norte, y en diciembre en el hemisferio sur.
 
Como nuestro país se ubica en el hemisferio norte del planeta, durante casi toda la primavera, el verano y parte del otoño, disfrutamos más horas de luz natural, dependiendo de la región donde nos encontremos, así que podemos aprovechar mejor la luz del sol y reducir el consumo de energía eléctrica, lo que nos reporta muchos beneficios. El Horario de Verano se inserta dentro de una serie de medidas que se han tomado para promover el cuidado y uso eficiente de la energía eléctrica en México. Al aplicar cada año el Horario de Verano en el país, se mantienen las mismas correspondencias horarias entre los estados de la República, así que la relación entre las entidades no cambia, lo que cambia son los horarios en los cuales los habitantes de cada ciudad o comunidad disponemos de luz natural.
 
El Horario de Verano implica que se adopte, de manera temporal, un huso horario más hacia el este, con objeto de aprovechar mejor la luz solar en la tarde-noche. Es decir, el Horario de Verano permite, precisamente, que una fracción importante de la energía eléctrica usada en iluminación en los hogares sea sustituida por energía solar y que esto ocurra durante las horas de mayor demanda en el sector eléctrico.
 
En particular y para cualquier sistema eléctrico en el mundo, la entrada de la noche coincide con la mayor demanda de electricidad, específicamente porque a esa hora los hogares (más que cualquier otro tipo de usuario de la electricidad) encienden sus luces. De esta manera, de foco en foco, de lámpara en lámpara, la demanda de electricidad crece en unos cuantos minutos y los operadores de los sistemas de generación y transmisión tienen que poner a operar equipos que, generalmente, son los que más altos costos tienen por unidad de energía entregada.
 
En México, donde la gran mayoría de la población cuenta con servicio eléctrico y vive en zonas urbanas, el fenómeno de la demanda máxima de electricidad del Sistema Eléctrico Nacional, ocurre en las horas posteriores a la puesta del sol (entre las 7 y 10 de la noche).
 
El implantar el Horario de Verano en México, además de tener otros elementos positivos, tiene una lógica clara desde una perspectiva de racionalidad en el uso de la infraestructura eléctrica, de la economía y de la protección del ambiente.
 
Al igual que en otros rubros, tales como el cuidado del agua y del medio ambiente, en lo que corresponde al cuidado de la energía, debemos tomar una actitud previsora, para que en un futuro cercano no sólo podamos continuar cubriendo nuestras necesidades de energía, sino para que ésta no nos falte, porque se trata de un servicio indispensable para la vida moderna, prácticamente en cualquier campo de la actividad humana.
 
Por ello, es imprescindible tomar conciencia hoy de la cultura del cuidado de la energía como parte de nuestra vida diaria, e inculcarla de ese modo a nuestros hijos. Una actitud de cuidado de los recursos naturales en general es un estilo de vida, y resulta especialmente importante en aquellos bienes o servicios como la energía eléctrica cuya producción resulta costosa para la sociedad.